domingo, abril 02, 2006

Anotaciones de una libreta negra (VI)

Que el hombre está obligado a actuar por impulsos se revela en el hecho de ser incapaz de dominar su movimientos. Quien reflexiona sobre su futuro debe disponer del tiempo como de un caudal inagotable para enmendar las desviaciones de sus propios errores o de las casualidades externas. Quien trabaja el instante tiene más fundamento que el amo del mundo. Se entra entonces en el terreno del visionario.
(A menudo atisbo la idea y ésta queda en mero fragmento por no haber sido capaz de pulirla. Desde luego en los días que escribí estas notas no andaba muy lúcido: era como si estuviera atisbando mi pensamiento a través de una cristalera gótica a la hora del crepúsculo)

1 Comments:

Blogger José Manuel Martínez Sánchez said...

Yo por eso siempre vivo, o intento vivir únicamente, el presente. CARPE DIEM.

bYE.

9:20 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home