domingo, abril 23, 2006

Anotaciones de una libreta negra (XVII)

El hombre sin lastre de personalidad es centrifugado fuera del centro de gravedad. Así en el lenguaje: el sustantivo personal ha cedido su espacio al concepto «recursos humanos». El hombre actual es como el carbón: una masa inerte de la cual conviene hacer acopio por la cuantiosa energía que encierra en sí, salvo que se trata de una energía latente e inerme: para desencadenarla es necesario un fulminante cuyo poder consumirá al sujeto cuando se tenga necesidad de él. De ahí el interés por aniquilar su capacidad de conciencia, de pensamiento propio. El más alto grado de sociedad ha conducido al ser humano a su propia autoalienación.

1 Comments:

Anonymous Anónimo said...

http://bibliodyssey.blogspot.com/

1:57 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home