sábado, abril 01, 2006

A manera de explicación

Arteka y pusketa. Dos palabras del euskera. La primera es polisémica. Sirve tanto para definir una fisura o una grieta que un pasaje estrecho, la proposición adverbial temporal a ratos y los adjetivos inquieto o intranquilo. La segunda es más escueta: trozo, pedazo o fragmento.
Estas palabras únicamente recogen un estado de ánimo que se refleja en la percepción del desarrollo a corto plazo de este blog. Un tránsito de ideas o pasajes fragmentados. Evitar que se extravíen y encajonados en este barril de sastre ver como obra en estos textos el paso del Tiempo cuya capacidad de correr me sigue fascinando dada su anciana cojera y siempre a cuestas con su inveterado reloj de arena. Pero como decía el tabernero de «Irma la dulce»: “Esa es otra historia”.